Prometeo

¿Fue hoy que me di cuenta de Prometeo? Tal vez hoy conocí el fuego sin querer. Aunque en el mito la transición no obedece a una voluntad humana, sino una imposición que viniera a terminar con el oscuro mundo de las "hormigas" que vivían en cavernas, sumidas en el Oblivion (como metáfora).
La paradoja viene en cuanto ponemos en oposición conocimiento y fe: ahora que parecen ser tan incompatibles, ahora que se busca la primera partícula para deshacer el mito (no sería tal, después de una verificación científica), aun cuando se acabara por corroborarlo. Porque en esa búsqueda, en esa eterna insatisfacción, en el regalo a medias de Prometeo, que sólo permitía la sumisión parcial de la naturaleza, estaba también el aliento, el deseo sólo atizado, la chispa que encendiera la pira de lo cognoscible.
Y es que la esperanza se genera a partir de la insatisfacción, de lo no alcanzable, de esa lucha en donde uno sobrevive, es decir, se impone al desgaste continuo al que nos somete el diario contacto con el devenir.
La esperanza entonces acaba con la esperanza. Prometeo aniquiló a Prometeo.

3 anotaciones motivantes:

Sandy de F dijo...

ya tenía mucho teimpo de no pasar por aquí...Te adoro leooooo

VICTOR ANTONIO dijo...

JOJO ME CAMBIE DE BLOGSPOT POR UNA PENDEJADA PERO BUENO, PROMETO NO ABANDONAR ESTE NUEVO, PASELE A VER QUE HAY A VER SI LE GUSTA AUNQUE NO HAGA COSAS INTELECTUALES COMO USTED JAJAJA

VELARDE

Vanto y Vanchi dijo...

Querido,

El sábado pasado, por motivos de trabajo, estuve en Puebla. Solamente pude llegar a la plaza central, que se me antojó muy agradable, y comerme un mole poblano el cual:

ES EL MEJOR MOLE QUE HE COMIDO EN MI PINCHE VIDA

Habrá que regresar...

¿Cómo has estado?