El momento

Llegó el momento de dejar las sustancias raras que unto en mi cabello escaso, adiós a los sacos y los pantalones de vestir, adiós a los zapatos, ¡bienvenidas las sandalias y las bermudas!, ¡bienvenido el sol sobre mis piernas que ya tenían la coloración de las de los viejitos!
Llegó el momento de engordar, de comer en casa a tiempo, de dormir y levantarse a deshoras, de reconocer en el canto del gallo la gloria de los ratos que se le pueden robar aún a la vigilia (aquí, en el pueblo donde vivo, además de poderse oír el canto del gallo, es posible mirar las estrellas).
Llegó el momento que sucede al aire libre, el tiempo de los atardeceres coloridos, de las caminatas nocturnas, de quedarse a mirar el mundo que de veras se deja mirar.
Llegó el momento que se brinda completo y voluptuoso, no en paquetes reticentes de minutos y horas; el tiempo que no escatima, que no se media en mezquinas entregas, te pide un registro minucioso y te advierte: ahí de ti si me gastas sin cuidado.
Llegó el momento del reencuentro con la lectura por placer, porque quiero y porque no y porque al revés, de los diez libros que esperan y que me ven mover los dedos impacientes.
Llegó el momento del descuido y de las pausas, del 'espérame, tiempo': llegó el momento en que puedo olvidarme del rumor del mundo, y escuchar el silencio.

6 anotaciones motivantes:

Erranteazul dijo...

Escuchar el silencio es de mis grandes placeres.
¡K chidoo!!!
Ya lo disfruto...

Banjú -el memorioso- dijo...

ahhh, ha llegado el tiempo de dejar un commnt, para menospreciar mi proceder citadino, y decir que me gusarìa entrar en esa burbuja atemporal de los pueblos. ..aunque deberìan kitarle los bichos, y esas cosas ke me molestan, como el polen, la tierra, el lodo, el polvo, las hormigas..etc...etc...

EL TREMOLO FLANGER dijo...

adiós a la ciudad, adiós a la ciudad de playa. Adiós al calor y al clima templado, húmedo y abochornante.

Quiero largarme como zaratustra a una montaña, siempre bajo la sombra de cualquier sierra. Bajo la sombra del techo de un cuartucho en Real de Catorce o en jalapa. Comiendo a deshoras y masticando chicle. Bebiendo tés y comprando hierbas aromáticas y rocas basalticas o piroclásticas. Leer por placer yeahh eso es!!!

Decidido. Consigo $$ y me largo de la playa!!!!


Saludos!!!

dulcísima Dulcinea*** dijo...

buen viaje y mejores momentos

Mielina dijo...

Pero es que usted hace de todo, caray!

;)

Sandy Palacios dijo...

felices vacaciónesss!!!