Besos suaves y húmedos

Dejó escondido todo rastro de su intención antes de regresar a la recámara: mientras se afeitaba, deshizo el zurco en su entrecejo y acomodó una sonrisa en sus labios; con las gárgaras se tragó el nudo en la garganta y dejó que se enjuagaran las palabras con las que volvería a seducirla y llevarla a la cama; se aplicó gotas en los ojos para limpiar el brillo de la intelección, que cambió por una brillantez cándida; mientras sus manos se lavaron, sofocó el calor con el que masajearía sus pechos, la avidez con la que tomaría la navaja que delizaría suavemente en el cuello que antes habría cubierto de besos suaves y húmedos.

1 anotaciones motivantes:

. dijo...

hipnoticamente lindo ^^